Cuenta de Resultados

¿Qué es una Cuenta de Resultados?

La cuenta de resultados es un sumario de cómo un negocio se desenvuelve a lo largo de un período particular de contaduría como un mes, trimestre o año. Indica de dónde provienen los ingresos, dónde surgen los gastos y muestra la ganancia o pérdida neta durante el período estipulado.

Mantener una Cuenta de Resultados

Una tienda típica mantendrá una cuenta de resultados que provea información precisa del flujo de ingresos a lo largo del período financiero en cuestión. Los términos de la cuenta de resultados suelen venir bajo dos titulares:

Ingresos:

  • Ingresos a partir de la actividad primaria, como lo son las ventas al por menor.
  • Ingresos a partir de actividades no primarias como los intereses en cuentas bancarias o ingresos de renta.
  • Ganancias por ventas de propiedades o equipo al venderlas a ganancia.

Gastos y Pérdidas:

  • Gastos de actividades primarias como comprar mercancía para la venta.
  • Gastos de actividades no primarias como intereses en préstamos.
  • Pérdidas al cubrir una pérdida por la venta de un activa bajo el costo original.

La línea importante en una cuenta de resultados es la que se encuentra al fondo de la página. Si los ingresos exceden los gastos y las pérdidas entonces la tienda tiene “ganancia neta”. Si ocurre lo contrario, cuando los gastos y las pérdidas exceden los ingresos, entonces la tienda tiene “pérdida neta”, algo que nunca es deseable.

Una Imagen Precisa de un Negocio

Un inversionista, banquero o socio potencial siempre pedirá la cuenta de resultados del período de contaduría más reciente. Al verlo, tendrán una imagen precisa de la salud de la tienda, cómo se desenvuelve y si las pérdidas son sostenibles o si llevarán a la tienda a tener problemas. La cuenta de resultados demostrará si la tienda es capaz de operar de manera productiva. Cuando los ingresos netos son positivos es una buena señal. La tienda puede mostrar que paga sus cuentas a tiempo y vende mercancía para cubrir los costos. También puede demostrar que el dueño es capaz de manejar el negocio con propiedad y los préstamos, deudas y acreedores están bajo control.

Al comprar con cuentas de resultados de otros períodos de contaduría un inversionista o banquero puede ver cómo crece o cae un negocio. Si hay una pérdida neta repentina, puede haber una señal de alarma, llevando a la reducción de facilidades de crédito o que los inversionistas rechacen cualquier solicitud adicional.

Recursos

¡Empieza tu prueba gratuita de 14 días hoy mismo!