¿Qué es la curación de contenidos?

¿Qué es la curación de contenidos?

En el artículo de hoy, vamos a centrarnos en un apartado del marketing de contenidos que no se suele tener tan en cuenta como la generación y distribución de contenidos, pero que es muy importante si quieres rebajar tu carga de trabajo y aportar más valor.

¿Sorprendido? Sí. Puedes aportar más valor con menos trabajo. Y puedes hacerlo a través de la curación de contenidos. Una técnica con la que atraerás la mirada de clientes interesados en tu sector y, también, de especialistas de dentro del sector.

A continuación, te explico qué es la curación de contenidos, a través de qué canales puedes llevarla a cabo, y qué debes tener en cuenta para que la estrategia resulte útil para tus clientes y, por supuesto, para tu tienda online en Shopify.

 Curación de contenidos

Empecemos por la definición

Si la generación de contenidos es la creación de contenidos para que tus consumidores y clientes puedan disfrutarlos, la curación de contenidos es la distribución de contenidos creados por otras personas, pero que son de igual interés para tus usuarios.

Esto puede resultar un poco chocante, porque, en ocasiones, puede que implique compartir un contenido generado por tu competencia.

En un entorno distinto al actual, esto sería una auténtica locura. Sin embargo, en el mundo de internet, donde todo es cada vez más colaborativo, contribuir de esta manera al conocimiento de tus potenciales clientes, puede hacer que te vean mucho mejor.

Al fin y al cabo, estás poniendo el cuidado de ellos (tus clientes), por encima de tus intereses como marca y negocio, y eso es algo que los clientes valoran.

Pero, volviendo a qué es la curación de contenidos, por dar una definición simple y rápida, podríamos decir que es la recopilación, el filtrado y la distribución de contenidos generados por terceros, y que resultan de interés a tu audiencia.

Como puedes suponer, no puedes compartir contenidos sin citar la autoría o la fuente, por lo que, a la vez que estás aportando valor a tus usuarios, estás dando a conocer esas otras páginas, que, en ocasiones, serán tu competencia.

 

¿Me compensa dar a conocer a la competencia?

Yo soy de la opinión de que, si tu producto es bueno, te diferencias, no compites por precio, y eres capaz de desmarcarte y ofrecer valor al consumidor, no tienes que preocuparte por estar dando a conocer a tu competencia.

¿Por qué? Porque tu competencia puede que esté compitiendo por precio (en cuyo caso, no es peligrosa para ti), o puede que esté ofreciendo un valor también diferenciado (en cuyo caso, tampoco es peligrosa, porque tenéis diferenciaciones distintas).

En cualquier caso, es comprensible que dé miedo compartir contenidos de la competencia y darla a conocer. En ese caso, lo que puedes hacer es comprobar si realmente es una competencia peligrosa para tu supervivencia, y tratar de ocultar esos contenidos.

No obstante, yo no lo recomiendo. Prefiero compartir contenidos de cualquiera, siempre que sean interesantes. De hecho, es perfectamente posible que compartas el contenido de tu competencia, y ésta te retuitee y te lo agradezca.

 

¿Dónde puede hacerse la curación de contenidos?

Aclarado qué es la curación de contenidos, podemos pasar a hablar de en qué canales puede llevarse a cabo. Al fin y al cabo, si solo es promocionar contenidos de otras personas, puede hacerse en muchos lugares, ¿verdad?

Vamos a ver algunos:

 

Redes sociales

Este puede que sea el método más sencillo de hacer curación de contenidos, y el canal más cómodo. Además, para aquellas personas que tienen miedo de promocionar a la competencia, esta puedes ser la opción que menos tráfico les envíe y menos la dé a conocer.

Esencialmente, se trata de ir compartiendo en tus redes sociales (Facebook, Twitter, etc.) aquellos contenidos que encuentras y que te parecen de interés.

Ya sabes que, dependiendo de la red social en la que estés, compartir los contenidos tiene unos timings distintos. Por ejemplo, en Facebook se recomienda que se comparta una vez al publicarse y una vez más al día siguiente, por ejemplo.

En Twitter, en cambio, puedes compartir tres o cuatro veces el mismo contenido al día, puesto que es una red social mucho más rápida, dinámica y ágil.

Tienes que tener esto en cuenta a la hora de decidir cómo vas a compartir tus contenidos, sean curados o no. Será recomendable, por ejemplo, compartir en Twitter dos o tres veces ese post de tu competencia, y tres o cuatro el tuyo.

Así, estás haciendo curación de contenidos, pero dando preponderancia a los tuyos.

Por otro lado, si no tienes contenidos propios (cosa que no debería ocurrir, pero supongamos que es así), deberías compartir más aquellos contenidos que no son competencia directísima, y algo menos los que sí lo son.

Todo ello, por supuesto, asumiendo que tienen la misma calidad. Si un contenido es excesivamente bueno, olvida lo anterior, y compártelo más. Aunque sea de tu competencia directa, te acabará reportando beneficios.

 

Blog

Otro canal en el que puedes hacer curación de contenidos es el Blog de tu tienda online en Shopify. Sin embargo, hacer curación de contenidos aquí tiene algunos aspectos que debes tener en cuenta para que no caigas en penalizaciones.

Ya hemos mencionado que la curación de contenidos consiste en compartir y promocionar contenidos que han generado terceras personas. Sin embargo, si lo haces a través de un copy&paste en tu blog, vas a tener contenido duplicado y te penalizarán.

Además, es probable que el autor del contenido te llame la atención, porque, en general, no está bien visto que copies un contenido, incluso cuando eso te vaya a afectar negativamente a ti y no al autor original (porque Google sabe qué contenido es el original).

Una forma de resolver esto es copiar el contenido y colocar la fuente. Google no te mira con tan malos ojos, y el autor no te echará en cara que le hayas copiado, porque estás citándole.

Sin embargo, ese contenido no aporta gran valor, y no posicionará.

Por otro lado, tienes la opción de hacer una lista de contenidos interesantes. Una buena forma de hacerlo es una vez a la semana, recopilando aquellos contenidos que crees que aportan valor al usuario.

Te lleva poco trabajo (solamente tienes que colocar los enlaces y, quizá, explicar un poco de qué va el contenido), y no es contenido duplicado.

Es una forma de curar contenidos aportando valor y sin riesgo de penalización.

 

Email

Por último, está la opción de curar contenidos a través del email.

En general, tu lista de suscriptores ya está bastante interesado en tu tienda online y es poco probable que se vaya a la competencia por el simple hecho de que les compartas un contenido interesante.

Por lo tanto, es un buen lugar para curar contenidos y conseguir que el usuario note que le estás aportando mayor valor, incluso sin importarte que ese valor lo estés transmitiendo a partir de un contenido de tu competencia.

Eso hará que el lazo que tengas con tus suscriptores sea más fuerte.

La forma de hacer esta curación de contenidos, en general, es semejante a la del blog. Es preferible que compartas una serie de enlaces a la semana (o al mes), aportando contenidos de interés para el usuario o cliente, a que compartas el propio post a través del email.

Así, el email se lee más rápidamente, puedes incorporar mayor información, y el usuario puede ir directamente a lo que le interesa, saltándose aquello que no le importa.

 

Trucos para hacer curación de contenidos

Visto en qué canales puedes practicar la curación de contenidos, vamos a ver algunos pequeños trucos con los que puedes optimizar la tarea, hacerla más rápida, y que te resulte más rentable y de mayor interés tanto para tu negocio como para tus clientes.

Como verás, son trucos sencillos, y la lista podría ser más extensa. No obstante, para empezar, estos son los tres consejos clave que debes tener presentes:

 

Usa un lector de RSS

El primer consejo para curar contenidos de forma más o menos eficiente, es contar con un lector de RSS que te permita estar a la última de los contenidos más frescos de forma rápida y eficaz.

Esencialmente, un lector de RSS como Feedly, lo que te permite es tener en un mismo lugar todos los blogs y webs que te interesan porque comparten contenido útil, y poder ver en una lista todos los títulos de los contenidos que generan.

De esta forma, aquellos contenidos que no son de tu interés los puedes eliminar rápidamente, y quedarte solo con los que parecen interesantes. Después, puedes leerlos en la propia aplicación, sin necesidad de acudir a la web o al blog en cuestión.

No hace falta explicar mucho más para que se vea que esto te permite ganar mucho tiempo.

Además, puedes compartir esos contenidos desde la propia aplicación, aunque puede que te interesa más utilizar alguna otra, como Buffer, para programar las publicaciones de antemano y ganar algo de tiempo extra en la organización.

 

Filtra y segmenta

Otro consejo útil es que filtres y segmentes el contenido para que no te limites a repetir como un loro lo que otras webs y blogs están diciendo.

Por ejemplo, supongamos que estas curando contenidos en Twitter, y que tu tienda online en Shopify es de relojes. Puedes crear diferentes hashtags para tu curación de contenidos, como “#modelos”, “#tendencias”, “#famosos”.

Después, según vas compartiendo los contenidos que consideras útiles, puedes ir utilizando los hashtags en los tuits para segmentar los contenidos.

En tu Time Line aparecerán todos los tuits, pero aquellas personas que solo se interesan por las tendencias, y no por los modelos o los famosos, pueden ignorar los tuits que no les interesen, e ir directos a aquellos que sí.

De hecho, si les interesa mucho, pueden entrar en el hashtag, y ver todos los tuits que has publicado al respecto.

En otros canales puedes segmentar más directamente. Pero la explicación en Twitter creo que es suficiente para que se entienda la idea de que hay que segmentar para que no compartas en modo “bulk” (algo que no le interesa a tus clientes y consumidores).

 

Aporta algo de valor

Por último, siempre que puedas, aporta algo de valor.

Es evidente que no puedes hacerlo de una forma radical, porque te estás limitando a compartir contenidos de terceros. Pero siempre se puede aportar un pequeño paso más allá que te permita diferenciarte, incluso cuando estás compartiendo el contenido de tu competencia.

Por ejemplo, una forma de aportar un valor extra es cambiar el título del artículo a la hora de compartirlo en las redes sociales. También aportas valor si lo compartes en el Blog o en tu lista de Email y explicas de qué va el artículo en cuestión.

Otra opción de aportar valor es involucrándote con la sensación que tiene el lector cuando lee el artículo. Por ejemplo, si compartes una lista (un tipo de contenido de lo más habitual), puedes aprovechar para indicar qué punto te ha parecido más interesante.

Hay muchas formas de aportar valor en poco espacio y sin apenas esfuerzo.

 

Como puedes ver, la curación de contenidos es una estrategia dentro del marketing de contenidos que te permitirá aportar una gran cantidad de valor sin necesidad de estar tú continuamente generando contenidos (lo cual quita mucho tiempo).

Con ello, conseguirás atraer miradas de personas interesadas en el sector, y eso incluye tanto a especialistas, como a usuarios y consumidores. Cualquiera de los tres casos te resultará tremendamente útil y llevará a tu tienda online en Shopify al éxito.

Temas:

2 comentarios

  • jose luis serrant
    jose luis serrant
    August 05 2016, 01:15PM

    como hablar con un representante en espanol ….asesoria

  • @Shopify Rosa Salazar
    Rosa Salazar
    August 08 2016, 10:34AM

    Hola Jose Luis
    Toda la información y asesoría que necesites sobre Shopify puedes solicitarla enviando un correo a soporte@shopify.com. Ahí un experto se pondrá en contacto contigo.
    Saludos

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify