Blogs de Shopify

El valor de las imágenes en el posicionamiento SEO

Computadora y mouse sobre escritorio contra ventana

A estas alturas, a nadie le cabe duda de que trabajar el posicionamiento de nuestra web es importante si queremos que nuestro cliente objetivo la visite. Trabajar una estrategia SEO es fundamental para ello y puede hacerse mediante el contenido, aunque también a través de las imágenes. ¿Cómo? Veámoslo a continuación.

El posicionamiento SEO, un trabajo de largo recorrido

Posicionar una página web, un blog o un e-commerce no es una tarea para nada sencilla. Requiere de trabajo, constancia, unos conocimientos técnicos, tener una estrategia definida, analizar… Pero también requiere de paciencia y empatía.

Estas dos últimas virtudes son muy importantes por dos motivos: la primera de ellas, la paciencia, porque es un trabajo de largo recorrido en el que sembraremos frutos que no recogeremos de inmediato. Esto no es así: el posicionamiento SEO es algo que se trabaja día a día, con constancia y con mucho “prueba – ensayo – error”.

La segunda, la empatía, porque, a pesar de que cada vez son más las herramientas que nos ayudan a averiguar por dónde van las tendencias de búsqueda (fundamental para que te encuentren), también hay una parte importante que consiste en intuir cuáles serán dichas tendencias.

Anticiparnos puede suponer en muchos casos que acabemos posicionando un contenido y, por ende, nuestra web, mucho antes. Pero también hay un aspecto que no siempre es tenido en cuenta, a pesar de que no hay manual que no haga hincapié en ello: la optimización de las imágenes para SEO.

El usuario de internet consume unos contenidos cada vez más visuales. El texto es muy importante, ya que éste busca a través de unas palabras clave. Pero, sin embargo, una vez lanza la búsqueda… ¡Tachán! Se va directamente a la opción de “imágenes”.

dibujo_de_lupas_sobre_página_web

Seguro que has entendido por dónde vamos, ¿cierto? Es ahí justo donde puede que tu contenido no se haya posicionado, pero sí tu imagen. Precisamente porque no todo el mundo tiene en cuenta esto, es mucho más fácil aparecer por esta vía que en los resultados de búsqueda genéricos.

En estos casos, el motor de búsqueda realiza su indagación entre las miles de imágenes de la red, las cuales han sido nombradas antes de ser subidas con las palabras clave de turno. Parece obvio, ¿no?

Pues esto es algo en lo que muchas de las empresas, demasiadas, no se paran a pensar cuando hacen la subida de sus imágenes. Y es por esto que supone una oportunidad para aquellas que sí que cuidan este aspecto antes de publicar las imágenes que acompañan sus post.

Una vez sabido esto, vamos a ver cuáles son las claves para optimizar las imágenes y que los buscadores las encuentren. Esto es positivo tanto para que sean encontradas, valga la redundancia, como para que los tiempos de carga de la web sean los apropiados. Vamos a verlo mejor.

Claves para optimizar tus imágenes

Como decíamos, es tanto lo que hemos oído hablar sobre la importancia de optimizar el contenido que nos hemos centrado únicamente en el texto. Mientras tanto, las imágenes se han ido quedando fuera de este trabajo de posicionamiento SEO, cuando es tanto o más importante.

Por lo tanto, es importante que empecemos a incorporar una serie de buenas prácticas a la hora de publicar las imágenes de nuestra web, así como aquellas que acompañan a los post de nuestro blog.

Antes de pasar a la optimización, es importante recordar las características que deben tener las imágenes en el sitio de una tienda en línea. Pues de nada sirve optimizar una imagen sino cuenta con los parámetros necesarios para llamar la atención de los clientes.

La calidad: La imagen debe darte una buena impresión del producto. Esto implica que debes contar con fotografías con un fondo que resalte el producto, que sea original, con buena resolución y tomada con iluminación adecuada. No te preocupes por el presupuesto no necesitas una cámara profesional ni ser un experto en fotografía.

Características y elementos del producto visibles: No sirven las fotos que no te permiten ver claramente las características principales del producto. Recuerda que las fotografías acompañan la descripción, por lo tanto estas deben ser útiles para comprobar que la información proporcionada coincide.

Muestra diferentes ángulos: Esta no es una regla estricta, pero sí un elemento que te ayudará a proporcionar más detalles sobre la calidad de tu producto.

Homogeneidad: Se deben cuidar las proporciones que usan pasa los productos, de modo que no todas tengan coherencia y se vea un orden.

En el caso de los blogs, se requieren imágenes de calidad que puedan explicar perfectamente lo que se está queriendo decir en el texto. De lo contrario solo estarías agregando imágenes sin sentido que los motores de búsqueda no tomarán en cuenta.

Ahora es momento de optimizar esas imágenes para que ayuden a tu tienda online con su posicionamiento SEO. Estas son nuestras recomendaciones:

Usa un nombre para el archivo de imagen que contenga la palabra clave

Esto es realmente importante, pues es la clave de que esta foto sea encontrada a través de Google Imágenes. Por ello, antes de subirla, olvídate del típico “DSC3333.jpg” y reemplázao con un nombre que contenga alguna palabra clave. Lo ideal es separar mediante guiones bajos. Por ejemplo “zapatos_rojos_madrid.jpg”.

zapatos_rojos_madrid

En el caso de que tengas una tienda online, con más motivo. Deberás nombrar cada una de las fotos de los productos que subas con un nombre que defina qué es. Puedes utilizar también en este caso las llamadas “palabras long tail”.

Pon un atributo alt al subir la imagen

Esta es otra de las cosas que suele pasar desapercibida y que, con las prisas, se olvida hacer. Se trata de añadir atributos alt a la hora de subir la foto. Estas deben llevar siempre palabras clave que nos interesen, pues de este modo se posicionará mejor nuestra web. Dicho de otro modo, los motores de búsqueda no evalúan imágenes, por lo tanto el Alt Text es la etiqueta HTML que los ayudará a encontrar la imagen. En este texto alternativo debes procurar ser descriptivo, sin llenarlo de mucho texto (de preferencia no usar más de 5 palabras).

Como ya hemos dicho, en el Alt text debes colocar las keywords en las que has estado trabajando y para las que te interesa posicionarte, y no olvides que deben tener relación con la imagen, pues estamos buscando que la describan.

Por ejemplo, el código de una etiqueta para una cafetera con modelo específico sería: 

<img src=”http://example.com/cafetera-Alt20.jpg” alt=”Cafetera Alt20 de gran capacidad”  />

La etiqueta Title hará referencia el texto que aparecerá cuando se pase el ratón sobre la imagen. Muchas personas dicen que no tiene mucha importancia para SEO, pero nunca estará de más. Puedes incluso, agregar el mismo nombre del archivo. 

¿Qué hacer cuando tienes varias fotos de un mismo producto? Si tienes un caso como este, etiqueta las fotografías del mismo modo, con la diferencia de que a ellas añadirás las keywords correspondientes a la perspectiva que las caracteriza (roja, azul, de frente, lateral, etc.)

Par_de_zapatos_rosados

 

Esto ha de aplicarse a todas las imágenes que haya en la web, no únicamente a aquellas que ilustren los contenidos de blog. Es decir, también se aplica a la imagen de tu logo, o a aquellas fotos fijas que ya están subidas. Dale una vuelta a todo el material visual y revisa este aspecto.

La URL de la página

La armonía entre url e imágenes también es importante. Esto es importante sobre todo en páginas en las que haya varias imágenes subidas, tales como aquellas en las que se incluyan galerías de fotos.

Esto es porque el robot de Google cuando lanza búsqueda y accede a una página, se centra en las dos o tres imágenes que considera más relevante para un tema. Es por ello que cuando buscamos fotos en Google Image vemos las fotos que más se adaptan al contenido de la propia página.

Cuida la dimensión de la imagen

Este es otro de los fallos habituales cuando subimos fotos. Si bien es cierto que la mayoría de las páginas, sobre todo si están hechas con Wordpress, redimensionan para que se adapte al hueco de la foto, esto obliga a realizar una serie de acciones internas que ralentizan el proceso de carga de esta foto.

Además, a esto se suma que la imagen después puede estar mostrando alguna parte que no queremos que se vea, o incluso mostrarla pixelada. Por eso, lo mejor es subirla ya editada en los formatos habituales de imagen, con proporciones 16:9 o 4:3.

Tamaño de la imagen

Esto está también relacionado con lo anterior. En primer lugar, subir una foto con mucho peso hará que se ralentice mucho los tiempos de carga. Y esto es algo que a Google (ni a nadie) le gusta, pues no estamos para perder tiempo esperando a que la página se decida a mostrar su contenido.

Por lo tanto, antes de subir una imagen a tu web, tómate tu tiempo para reducir su peso. No tienen por qué ser pequeñas, pero sí que debes tener en cuenta que lo recomendable para web son unos 72 píxeles por pulgada. Las fotos pesadas, mejor para impresión.

En cuanto a formatos, el JPEG es el ideal para los buscadores. La mayoría se decanta por este formato porque ofrecen buena calidad en archivos incluso que son más pequeños. En el caso del PNG, es más aconsejable para imágenes planas o con transparencias, como puede ser tu logo.

Que tus imágenes se compartan

Otra de las cosas que Google valora de forma muy positiva es que tu imagen esté siendo utilizada en otras páginas y sitios webs. Si encima de todo te mencionan y ponen link a tu web, entonces ya será mucho mejor.

También cuenta que esta foto se haya compartido en redes sociales, pues afecta a que los motores de búsqueda las tengan en cuenta. En este sentido, un tipo de contenido que en los últimos años se ha popularizado mucho y que funciona muy bien son las infografías.

Este tipo de imágenes está de moda porque en un solo vistazo puedes tener mucha información esquematizada. Todo ello con un componente visual que le da atractivo y hace que se consuman y compartan muy fácilmente.

Sitemap de imágenes

Este es otro tema interesante para incluir en tu web. Si utilizas Wordpress, puedes guiarte a través del plugin de Yoast, que es esencial para ayudarnos a la hora de subir nuestros contenidos y asegurarnos de que estos son óptimos para el lenguaje SEO.

En este plugin verás las imágenes dentro de la función XM Sitemaps. Lo que significa esto es que las imágenes deben estar en el índice del buscador, al igual que lo está el menú de navegación y otros aspectos.

Otro factor que es muy importante es que, si la web está entre las primeras para una palabra clave, habrá más probabilidad de que su imagen sea indexada y mostrada por Google en los resultados de búsqueda de imágenes.

Así que como estás viendo, hay muchos aspectos que debes tener en cuenta en relación a las imágenes que utilizas en tu web. Desde luego, si haces un buen trabajo tanto en contenido de texto como en el uso de las imágenes, tus posibilidades de alcanzar un buen lugar en los motores de búsqueda serán mucho mayores.

En fin, el posicionamiento SEO depende de muchos factores. Uno de ellos son las imágenes, algo que suele pasar desapercibido en muchos casos para aquellos que trabajan en una estrategia de este tipo. No obstante, hacerlo (y hacerlo bien) puede suponer una diferencia sustancial en los resultados y el número de visitas recibidas.

Una colección de grandes HTML en línea, CSS y herramientas JS y los recursos se pueden encontrar en html-css-js.com : code beautifier, cheat sheet, generadores de estilo, enlaces útiles y mucho más.


¿Tienes una idea de negocio?

Comienza a usar Shopify gratis por 14 días, sin necesidad de ingresar los datos de tu tarjeta de crédito


Antonio GodoyAutor invitado: Antonio Godoy navega en el marketing online y el emprendimiento digital para www.antoniogb.es, y es amante de los perros, la lectura y la discusión creativa.

 

Mapa de categorias:
SEO