Cinco maneras de construir tu negocio sin renunciar a tu trabajo

Cinco maneras de construir tu negocio sin renunciar a tu trabajo

Trabajar desde la casa

El libro de Adam Grant, Originales, es una lectura obligada para cualquier emprendedor, en especial si piensas que sólo podrás sentirte como un verdadero propietario de un negocio, cuando hayas renunciado a tu trabajo, vendido todas tus pertenencias e invertido hasta el último centavo para desarrollar tu idea de negocio.

“En un estudio fascinante, los investigadores en gerencia Joseph Raffiee y Jie Feng plantearon una pregunta sencilla:  Cuando la gente empieza un negocio, ¿qué es lo mejor, mantener o renunciar a su empleo formal?”, señala Grant.

Muchas veces asumimos que los emprendedores exitosos alcanzaron el éxito gracias a que tomaron grandes riesgos, por lo que pensamos que la única forma de lograrlo es dar un salto de fe y renunciar al trabajo para dedicarse al negocio a tiempo completo.

Sin embargo, el estudio que presenta Grant refleja una historia distinta, y afirma que “los emprendedores que conservaron sus empleos formales, redujeron en un 33% sus probabilidades de fracaso, en comparación con aquellos que renunciaron”.

Entonces, ¿es mejor continuar cumpliendo horario de 8 a 5, mientras que desarrollas un negocio en paralelo? Aunque ninguna forma es “mala” en sí, en este artículo abogamos por la carrera de largo alcance y el crecimiento lento, pero seguro para alcanzar la estabilidad, y te decimos las razones.

Sí, puedes ser un emprendedor y mantener un empleo formal

Los dueños de empresas que trabajaron para desarrollar un negocio grande en paralelo, no son sólo simples emprendedores cualquiera. Fundadores de compañías como Warby Parker, Apple y Google se mantuvieron en sus cargos a tiempo completo (o en programas de postgrados) mientras trabajaban para desarrollar sus negocios. Incluso, personajes del mundo artístico y creativo como John Legend y Stephen King conservaron sus empleos formales por un tiempo, después del lanzamiento de sus primeros álbumes y libros exitosos.

Y para ofrecerles un ejemplo más cercano, fíjense a su alrededor, porque no es extraño tener algún compañero(a) de trabajo que, en su tiempo “libre”, tiene un ingreso adicional haciendo pasteles, pintando o haciendo obras de arte, cantando, o haciendo contabilidad para amigos.

Así que no dejes que nadie te diga que no es posible crear un negocio en paralelo, incluso puedes decirles que al hacerlo de esta forma, tus probabilidades de alcanzar el éxito son mayores. Como señala Grant, esta opción no sólo disminuye el riego, sino que también alivia ciertas presiones, lo que te permite ser más creativo en la forma en la que desarrollas tu negocio.

“Tener una sensación de seguridad en un ámbito de nuestras vidas, nos da la libertad para ser creativos en otro”, acota.

“Tener cubiertas nuestras necesidades financieras elimina la presión de tener que publicar libros a medio terminar, vender arte de mala calidad o lanzar negocios sin haber hecho pruebas”.

Por ello, mantener tu trabajo formal mientras manejas tu negocio en paralelo, te ayudará a diversificar tus oportunidades, a la vez que funciona como un plan b, en caso de que las cosas no salgan bien.

Manejar tu negocio en paralelo mientras trabajas es mucho trabajo, por lo que necesitarás implementar estrategias para manejar tu tiempo, tareas y energía para evitar el desgaste y cumplir de forma exitosa con tus distintas responsabilidades.  

Mantén límites claros entre tu trabajo y tu negocio

Conflicto de intereses

Si tienes un negocio en paralelo a tu trabajo formal, asegúrate de que tu compañía no sea considerada competencia de tu empleador, ya que esto podría ocasionar un conflicto de intereses que podrían violar las cláusulas de no competencia estipuladas en tu contrato de trabajo.

Asegúrate de que tus acciones no sean causales obvias de despido, por lo que es prudente que revises tu contrato de confidencialidad y de no competencia.

Si quieres hacer las cosas correctamente, evita utilizar tiempo o recursos de la compañía para trabajar en tu negocio. En este sentido, podrías considerar ser sincero y transparente con tu empleador, ya que a algunas organizaciones más progresistas no les importa que sus empleados tengan negocios paralelos o trabajen como freelancers, e incluso los alientan a hacerlo.  Si te sientes cómodo, considera comentarles acerca de tu negocio paralelo y chequea si la compañía tiene políticas que le permita a los empleados dedicar una cierta cantidad de tiempo a proyectos personales.

También podrías intentar pedir disculpas en lugar de pedir permiso, sin embargo no es una estrategia que alentamos. Aunque puede ser cuestionable desde el punto de vista ético y podría considerarse como un uso indebido del tiempo ajeno, muchas personas piensan que de cualquier forma no trabajan las 40 horas semanales reglamentarias, por lo que no sienten aprensión de utilizar algunas horas para darle la vuelta a su negocio mientras están en el trabajo. Igual, lo más recomendable es que seas prudente a la hora de mezclar tu trabajo con tu negocio.

Libérate de la oficina

Liberate de la oficina

Manejar un negocio paralelo es más complicado si debes cumplir un horario fijo y trabajar desde una ubicación determinada. Conversa con tu jefe para saber si existen otras alternativas que te permitan cultivar tu negocio en desarrollo. Por ejemplo, podrías solicitar trabajar en un horario más flexible, que se adapte mejor a tus necesidades, que el horario tradicional de 8 a 5. Algunas empresas manejan un horario de oficina básico (por lo general, de 8 am a 5 pm), así que mientras los empleados cumplan con su cronograma de trabajo y estén disponibles en ese lapso de tiempo, pueden usar el resto del tiempo como mejor les parezca.

Considerando que en América Latina y España, la figura del trabajo remoto o teletrabajo no es aún tan aceptada o común, es indispensable que organices tus actividades del día para aprovechar al menos 2 horas al día para tu negocio alterno.

Si dedicas 2 horas de lunes a viernes y 4 horas de la mañana del sábado o del domingo, puedes sumar un total de 14 horas de productividad a tu negocio.

En caso de que te permitan trabajar de forma remota, cuándo y dónde sea más conveniente para ti, podrás estructurar tu horario para dedicar las horas más productivas y creativas a tu negocio propio. De esta forma, seguirás cumpliendo con tus responsabilidades y trabajarías las horas exigidas, pero tendrías más control sobre el manejo de ese tiempo.

Gestiona el tiempo y las tareas de forma inteligente

Como sabes, se trata de trabajar inteligentemente y no arduamente, pero ¿qué significa esto en realidad?

Significa que manejas el tiempo que tienes disponible sabiamente para aprovecharlo al máximo, y para ello, lo primero que debes hacer es desocupar tanto tiempo como sea posible, y esto significa que debes eliminar lo que no sea esencial, como por ejemplo cosas como la televisión, las redes sociales y otras distracciones que no añaden valor a tu vida y que tampoco te dejan sintiéndote verdaderamente renovado y re-energizado. Puedes ahorrar muchas horas a la semana eliminando el tiempo que pasas frente a las pantallas o revisando tu smartphone sin un propósito real.

Luego, optimiza las horas que tienes disponibles. Utiliza un calendario y una agenda para que planifiques de forma estratégica lo que quieres lograr. Esto incluye realizar actividades como:

  • Agrupar tareas similares para que puedas trabajar en ellas de forma más eficiente. Por ejemplo, tomar un día de la semana específico, digamos los martes, para surtir todos los pedidos semanales, en lugar de hacerlo de a poco.
  • Planificar reuniones y llamadas durante tus horas más tranquilas. Guarda las horas en las que sientes que eres más productivo y creativo para tus trabajos más importantes.
  • Asignar una fecha límite para las tareas y proyectos.

Para aprovechar al máximo el tiempo, puedes:

  • Eliminar las distracciones
  • Evitar realizar varias tareas a la vez
  • Evitar programar reuniones, llamadas y citas innecesarias (en otras palabras, aprender a decir «no»).
  • Tomar descansos en intervalos periódicos (serás más productivo si haces una pausa de 5 a 15 minutos, al menos una vez cada hora).
  • Organizarse y planificar con la mayor antelación posible.

No trates de hacerlo todo por ti mismo

Delegar

Sin importar cuántos trucos y consejos pongas en práctica para incrementar la productividad y gestionar mejor tu tiempo, el día sólo tiene 24 horas, y para funcionar al mejor nivel posible, necesitas dormir 8 de esas horas.

¿Alguna vez has visto en internet memes con mensajes como “tienes las mismas 24 horas que Beyonce”? Esa idea puede hacerte pensar erróneamente que necesitas trabajar más duro para así completar más tareas, pero llega un punto en el que más trabajo no es la solución, a menos que quieras desgastarte.

Pero algo se puede aprender de ese mensaje. Beyonce puede hacer y lograr tantas cosas no porque se haya vuelto una experta manejando su tiempo, sino porque delega mucho del trabajo que conlleva “ser” Beyonce.

En este sentido, los emprendedores y dueños de negocios inteligentes y exitosos entienden que:

  • Existe un límite en las cosas que pueden hacer personalmente.
  • No son expertos en todos los aspectos del manejo de un negocio (y eso está bien).
  • Pueden delegar en otras personas las tareas que les desagradan o en las que no son buenos.

Si has intentado todo para compartir tu tiempo entre tu negocio y tu trabajo formal, y todavía sientes que le faltan horas al día para cumplir con todas las tareas, entonces es hora de pedir ayuda. Esto no significa que tienes que asumir la carga de contratar empleados, ya que tienes la opción de subcontratar un sinnúmero de tareas a través de freelancers y contratistas.

Para comenzar, haz una lista de las tareas que odias realizar y delega todo lo que puedas de esa lista, así estarás más feliz y con más energía para enfocarte en lo que realmente amas. Luego, haz una lista de tareas que consumen tiempo, pero que no necesariamente requieren una destreza o conocimiento especial, que podrías delegar en cualquier persona debidamente entrenada y así librarte de esa responsabilidad.

¿Todavía no tienes claro qué tareas podrías subcontratar? Aquí te presentamos un listado de tareas comunes que un freelancer talentoso o un proveedor externo podrían realizar por ti:

  • Desarrollo y gestión de tu sitio web
  • Solución de problemas técnicos
  • Diseño gráfico
  • Redacción de artículos de blogs o creación de cualquier tipo de contenido
  • Manejo de redes sociales
  • Contabilidad

¿No estás seguro por dónde debes comenzar para tratar de aligerar tu carga? Lee nuestra guía que te ayudará a delegar tus tareas a contratistas altamente capacitados.

¿Cuál es el momento adecuado para renunciar a tu trabajo para dedicarte de lleno a tu negocio?

Este aspecto es diferente para cada propietario de un negocio, ya que se trata de una decisión profundamente personal, sobre la que incluyen diversos factores. Algunas personas no desean renunciar a sus empleos formales y pretenden mantener su negocio paralelo al margen, y esto está bien. Otros, aspiran a poder algún día manejar sus negocios a tiempo completo.   Para ello, probablemente podrían fijarse una meta de ingresos o beneficios, para marcar la fecha o el momento en el que harán la transición.

Tomar esta decisión es algo estrictamente personal, pero es importante que hagas pausas periódicas para revisar cómo están tú y tu negocio.

Prepárate para hacerte la siguiente pregunta, “¿estoy listo para lanzarme de lleno?” y piensa cómo lo harás si la respuesta es “sí”.

¿Cómo estás desarrollando tu negocio?

¿Estás considerando comenzar un negocio como comerciante?  ¿Te dedicarás a él de lleno, o mantendrás tu empleo formal mientras desarrollas tu negocio en paralelo? Cuéntanos en la sección de comentarios.

Acerca del autor

Jenny IzaguirreJenny Izaguirre es la editora en jefe de Shopify para España y América Latina. Fiel creyente del talento en español, amante de los animales, viajera apasionada, emprendedora, conferencista y escribe historias para motivar a otros. Sigue sus pasos en Instagram.

 

Artículo original escrito en inglés por Kali Hawlk

Traducido por Gabriela Agüero

Temas:

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify