9 trucos para sacar el máximo partido a tu lista de correos

9 trucos para sacar el máximo partido a tu lista de correos

En el artículo de hoy, te voy a dar algunas claves para que le saques el máximo partido a tu lista de correos (la cual deberías estar construyendo desde hace ya mucho tiempo… ¡Y si no es así, empieza ahora!).

La lista de correos te permitirá educar, convencer y fidelizar a tus usuarios de la mejor forma posible, logrando que aquellos que solo eran curiosos, acaben convirtiéndose en clientes fieles a tu tienda online en Shopify.

Además, en algunos casos, si eres muy bueno con los contenidos y las estrategias que te voy a señalar, podrás convertir a esas personas no solo en clientes, sino también en embajadores de tu tienda online, consiguiendo que te ayuden a promocionarla.

 Email marketing

Segmenta al captar los emails

Lo primero que conviene que tengas en cuenta es que, al captar los emails, tienes que segmentar. Es decir, dependiendo del lugar y el momento en el que el usuario te deje el email, deberás tratarlo de forma distinta después.

Por ejemplo, no es lo mismo un email de alguien que ya te ha comprado un producto y en el proceso ha dado su email, de aquel otro que te lo ha dado para descargarse un ebook, de aquel otro que te lo ha dado en tu formulario al final de los artículos.

Cada uno tiene intereses distintos y deberán ser tratados distintos. El primero ya está convencido de que tienes productos que le interesan, el segundo puede tener un objetivo más utilitario e “interesado”, y el último, de momento, solo quiere información.

Por lo tanto, el primer paso para tener éxito en la gestión de tu lista de correos, es segmentar los emails según cómo lo capturaste.

 

Segmenta por etapa de maduración

Segmentar por etapa de maduración también es muy importante. Puede que hayas captado tres emails de la misma manera (por ejemplo, mediante un formulario al final de tus posts), pero que cada una de esas personas madure de forma distinta.

En principio, deberías empezar a enviar información y contenidos de la misma forma a los tres, pero, dependiendo de cómo responden a dichos emails (algo que puedes saber con la analítica de tu servicio de emailing), deberás avanzar o retroceder en tu estrategia.

A largo plazo, y con una gran cantidad de suscriptores a tu lista, deberás ir segmentando y creando grupos según qué tan avanzados están en su proceso de maduración, hasta que llegue el momento de la compra.

Si te ves capacitado y tienes recursos, podrías llegar a establecer un sistema de drip marketing, que consiste en automatizar todo el proceso, de forma que el sistema, dependiendo de cómo reacciona el usuario, avanza o retrocede siguiendo algoritmos.

Con ello, ahorras mucho trabajo y esfuerzo, aunque diseñarlo y configurarlo, en un principio, puede resultarte costoso.

 

Segmenta por datos demográficos

Otra de las segmentaciones que deberías llevar a cabo es por razones de demografía. Es decir, sexo, edad, área geográfica, y, ya que estás, y si es posible, por intereses, gustos y aficiones.

Esta información puede ser algo más difícil de conseguir, pero puedes obtenerla si preguntas directamente a los suscriptores (a través, por ejemplo, de encuestas). Con ello, podrás ofrecerles contenidos mucho más especializados y dedicados a ellos.

En general, la mayoría de la gente no tiene inconveniente en darte algunos datos personales si le aseguras que son privados y que los vas a guardar a buen recaudo. Eso sí, explícales que es para ofrecerles un mejor servicio.

 

Envía contenidos específicos

Una vez tienes los diferentes grupos segmentados como menciono anteriormente, puedes empezar a enviar contenidos mucho más específicos, de forma que te garantices una mayor tasa de éxito.

Estos contenidos son la madre del cordero, como decimos en España. Es decir, son lo más importante en tu camino hacia la conversión y fidelización de esos usuarios, porque son los que les convencerán de que deben comprar en tu tienda.

Existen muchos tipos de contenidos, pero debes tener en cuenta que, mientras más específicos sean, y mejor se adapten a las características e intereses de la persona que los recibe, más probable será que les resulten de interés.

Y, si los contenidos son de su interés, tú puedes empezar a educarles, mostrándoles qué es lo que pueden hacer con tus productos, cómo pueden utilizarlos, qué problemas solucionan, etc.

De esta forma, tendrás muchas más posibilidades de que te acaben comprando.

 

No te centres en los descuentos y en las ofertas

Uno de los errores más habituales entre los que llevan poco tiempo dedicados al email marketing consiste en empezar a mandar, directamente, ofertas y promociones. Y, aunque ocasionalmente puede funcionar, lo cierto es que no es lo más inteligente.

La mayor parte de la gente que se suscribe a tu lista de correo no está interesada en ofertas y promociones, sino en otro tipo de servicios, como el envío de contenidos como los que publicas en el blog, o mantenerse al tanto de qué es lo último que has publicado.

Por lo tanto, deja los descuentos y las ofertas para el momento en el que quieras terminar de empujarlos a la compra, en la fase de conversión. Hasta ese momento, limítate a enviar contenidos de calidad que puedan resultarles de interés.

De hecho, es probable que, una vez los hayas seducido con los contenidos que les envías, no necesites utilizar promociones o descuentos para que den el paso a la compra. Así que no te adelantes a los acontecimientos, y ve paso a paso.

 

Los títulos, lo más importante

Por otro lado, la mayor parte de la gente se olvida de lo más importante de todo, que es el título. Se centran mucho en qué quieren enviar y cómo escriben el email, pero, al final, dejan un título bastante mejorable.

¡Pero si el título es lo primero que ve el usuario!           

No puedes enviar un email con un título que no sea espectacular y que incite a abrir el email, porque, entones, nadie lo abrirá. Es de una lógica aplastante. Y, pese a todo, mucha gente no lo tiene en cuenta.

Por ello, te recomiendo que revises algunas de estas webs que crean contenidos virales. En general, estas webs tienen muy buenos títulos para captar la atención y lograr que la gente haga clic en ellos.

Puedes aprovechar esos títulos, modificarlos un poco para que encajen con lo que estás enviando a tus suscriptores, y lograr mayores tasas de apertura con este simple procedimiento.

Algunos de esos tipos de títulos que funcionan bien son las listas, los “cómo…”, la psicología inversa (tipo “no abras este email”), las llamadas de atención (“si vas a abrir algún email, que sea este”), o la urgencia (“es tu última oportunidad”).

Existen muchos más, pero estos te pueden servir para hacerte una idea de a lo que me estoy refiriendo con utilizar títulos de buena calidad y llamativos, que induzcan a los usuarios a abrir el email.

 

Incluye el nombre

Uno de los mejores trucos para que tus suscriptores bajen más rápidamente a través del embudo de ventas es utilizar sus nombres en los emails que envías. Esto hace que vean que te preocupas por ellos, y tienden a empatizar más, así como a recibir mejor tu mensaje.

Existe cierto sesgo psicológico a través del cual, cuando se nos dice nuestro nombre, nos sentimos directamente interpelados. Por lo tanto, utilizando el nombre de tus suscriptores, lograrás que piensen que es un mensaje personal.

No lo recibirán como “otro correo masivo a sus más de veinte mil suscriptores”, sino como un “un mensaje dedicado a mí”. La diferencia es crucial, porque permite que el vínculo que se crea entre el suscriptor y la tienda online es muy fuerte.

Además, si estás utilizando los diferentes grupos segmentados antes mencionados, puedes lograr que este efecto se multiplique, porque estarás utilizando el nombre y, además, estarás enviando algo de valor, lo que potencia ese sentimiento de “es un mensaje para mí”.

 

No robes mucho tiempo

La gente está muy ocupada. Tú lo estás, yo lo estoy, y los que reciben tus emails también lo están. Si tu tiempo es valioso, el de tus suscriptores también lo es. Y no sabes cuánto exactamente, así que podría ser más valioso que el tuyo.

Y a ti no te gusta que te molesten con emails kilométricos, ¿verdad?

No hay email suficientemente corto, así que no seas pesado. Envía tres o cuatro líneas de texto explicando por qué envías el email y qué es lo que quieres que haga el suscriptor, y a otra cosa.

Si ofreces valor sin molestar más de la cuenta, estarás logrando quedar mucho mejor que si ofreces valor molestando (y no digamos ya si molestas y no ofreces valor).

Recuerda lo que decía que Baltasar Gracián: Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

Hazlo bidireccional

Otro de los errores más habituales de quienes empiezan en el email marketing, es el de no ofrecer ningún tipo de bidireccionalidad. Esto empieza con tener un email del tipo “no-reply”, y termina con no hacer nunca ninguna pregunta.

Es una opción muy inteligente el preguntar y obtener un buen feedback de tus suscriptores. Y es así por dos motivos.

El primero, por el propio feedback. Pueden darte ideas, sugerencias, trucos, consejos y enseñarte errores. De este modo, puedes mejorar tanto tu comunicación, como el funcionamiento de tu tienda online en Shopify.

Por otro lado, porque, si les pides algo, y lo hacen, es más probable que vuelvan a hacer algo por ti. ¿Contraintuitivo? Puede. Pero es lo que han demostrado los estudios científicos.

Si le pides algo a alguien y éste accede y lo hace, es mucho más probable que, si le pides otra cosa, también la haga. Es una suerte de “si le ayudé sería por algo” que está anclado en nuestra mente, y que tiende a repetirse.

Eso sí, tampoco pidas cosas descabelladas. Simplemente, haz algunas preguntas y recibe las respuestas (y contesta a esos emails).

 

No te limites a compartir lo tuyo

Si quieres convencer y cautivar a tus suscriptores, lo mejor que puedes hacer es compartir y enviar contenidos de otras personas y otros blogs, incluso de la competencia.

¿Por qué?

Porque estarás transmitiendo el mensaje de que lo importante para ti es ofrecerles el mayor valor posible, y no tanto convencerles y guiarles hacia el consumo de tus productos.

Evidentemente, esto tienes que hacerlo de forma inteligente, porque tu objetivo es vender, pero si juegas bien con esto, podrás hacer que te vean con unos ojos mucho más predispuestos a leerte que si solo envías contenidos de tu propia cosecha.

 

Como puedes ver, una lista de correos es un arma muy potente, pero hay que saber utilizarla. Espero que estos trucos te hayan resultado útiles y puedas utilizarlos para expandir más tu tienda online en Shopify, y fidelizar a muchos más usuarios.

¿Y tú? ¿Tienes algún otro truco que utilices para seducir a los suscriptores a tu lista de correos? ¿Crees que alguno de los trucos que he mencionado yo está equivocado? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify