7 errores frecuentes en una landing page

7 errores frecuentes en una landing page

Landing page

En el artículo de hoy, aprenderás cuáles son los errores más habituales que se cometen a la hora de crear una landing page. Y es que, aunque las landing pages cada vez se tienen en mayor estima, todavía hay mucho que pulir para que den los mejores resultados.

Como podrás comprobar, estos errores son de diferente tipo, y se pueden solventar fácilmente si se tienen ciertos conocimientos de psicología, copywriting y diseño web. Algo que, a día de hoy, está al alcance de cualquiera.

Cuando termines de leer este artículo, podrás crear landing pages de alta conversión, que te permitirán vender muchos más productos que si se hiciera a través de la ficha de producto tradicional que tienes en tu tienda.

Utilizar colores chillones que molestan

Uno de los errores más habituales que se cometen a la hora de construir una landing page es el de utilizar colores chillones para llamar la atención al usuario con la esperanza de que eso conduzca a una mayor tasa de conversión.

Lo cierto es que no suele funcionar, porque, lo que sucede, es que el cerebro se distrae, y se centra menos en las palabras con las que estás tratando de seducirle y convencerle de que tu producto es el mejor.

Lo más recomendable es utilizar colores sencillos y que faciliten la lectura, de forma que el usuario pueda concentrarse en las palabras que vas utilizando, haciendo que las vaya interiorizando y se vaya convenciendo poco a poco.

El único lugar donde se deberían utilizar colores llamativos es en los botones de llamada a la acción, que son los que sí deben despertar la atención del usuario para que haga clic en ellos.

Sin embargo, en el resto del contenido y de la landing page, es mejor utilizar colores normales, buscando, como objetivo principal, que la lectura que realice el usuario sea cómoda y sencilla.

No hablar de problemas y soluciones

Este también es un error bastante frecuente. En muchas ocasiones, la gente que trata de vender un producto se centra demasiado en el propio producto, cuando, en realidad, lo que debería hacer es centrarse en el consumidor.

Lo normal es que los vendedores de menos éxito se dediquen a enumerar las diferentes bondades del producto, sus características, las opciones de compra, las opciones de personalización del producto, etc.

Eso no es lo recomendable, porque lo que tienes que hacer no es que el consumidor aprenda todo sobre tu producto, sino que tenga la necesidad de comprarlo. Son dos cosas muy distintas.

Es por ello que, si quieres vender más y mejor, tienes que utilizar el sistema de problema y solución.

¿En qué se basa este sistema?

Esencialmente, en recordar al consumidor cuál es el problema que tiene y que está tratando de solucionar. Por ejemplo, si vendes un producto para hacer crecer el cabello, tendrás que hablarle de los problemas que genera ser calvo, la inseguridad que le genera, etc.

Tendrás que ponerte en sus zapatos y pensar qué es lo que pasa por su cabeza para plantearse comprar un producto para la caída del cabello. Probablemente, se sienta poco atractivo, inseguro, añorará su juventud, etc.

Tienes que recordarle esos problemas y, después, aportarle la solución. Esta estrategia funciona fenomenal a la hora de generar conversiones.

No utilizar copywriting

Copywriting

Lo anteriormente mencionado es el ejemplo más básico de copywriting. Se trata de una de las técnicas más tradicionales y conocidas, pero el copywriting tiene muchísimas otras estrategias igualmente útiles.

El copywriting es una técnica de escritura persuasiva que tiene como objetivo hacer que el usuario que lee las palabras escritas acabe realizando una acción concreta, como, por ejemplo, comprar un producto; y con una definición así, es bastante evidente que el copywriting es imprescindible en una landing page. ¡Pero son muchas las personas que caen en el error de no utilizarlo!

Las razones por las que no se utilizan son de lo más variadas. Puede ser porque no se conoce, porque se contrata a un copywriter que no es profesional, porque se considera que es caro y, por lo tanto, se prefiere no invertir en ello.

En fin, las razones, como todo en esta vida, son de lo más variopintas. Sin embargo, tú, no deberías caer en el error de no contar con un copywriter que te cree los textos de tus landing pages.

Solo con el ejemplo anterior, del problema-solución, ya conseguirías aumentar notablemente la tasa de conversión que tienes. Pero, si contratas a un copywriter, con buenos conocimientos de escritura persuasiva, te garantizo que conseguirás resultados espectaculares.

No contar una historia

Ahora bien, hay copywriters que, aunque utilizan la escritura persuasiva, no dan el 100% de sí mismos. ¿Sabes por qué? Porque la forma de dar el 100%, en lo que a una landing page se refiere, es creando una historia.

Muchas de estas páginas se limitan a textos persuasivos, que permiten conseguir buenas tasas de conversión. Pero se puede ir un poco más allá, y conseguir resultados espectaculares con las historias.

Storytelling

Es lo que se conoce como Storytelling, que, literalmente, significa “contar historias”. Esta estrategia tiene mucha más fuerza que la simple escritura persuasiva, por dos razones que verás a continuación.

La primera de las razones por las que el Storytelling funciona especialmente bien es porque permite conectar mucho mejor con el cerebro del lector. Durante siglos, hemos evolucionado junto a las historias, y el cerebro está adaptado a ellas.

Siendo así, es normal que se nos quede mucho más fácilmente lo que nos cuentan a través de una historia, que lo que nos cuentan a través de un artículo científico. De hecho, seguro que tú recuerdas mucho más los cuentos que te contaban de pequeño, y apenas los artículos científicos que hayas leído.

La segunda razón es que la gente tiende a ponerse en el lugar del protagonista de la historia, y esto es especialmente útil para conseguir aumentar las ventas. Si colocas al lector en la situación del protagonista, y el protagonista resuelve sus problemas comprando tu producto, conseguirás una mayor tasa de conversión.

Evidentemente, para conseguir esto, debes crear una relación clara entre el protagonista y la persona que comprará tu producto. Debes saber cuál es tu buyer persona, y crear al protagonista de la historia a su imagen y semejanza.

No utilizar Social Proof

El Social Proof hace referencia a la prueba social. Es decir, a ver que hay otras personas que ya han probado lo que ofreces y que han quedado satisfechas. El conjunto de estrategias que se engloban dentro del Social Proof tienen un gran poder, porque están insertas en lo más profundo de nuestro cerebro.

Durante mucho tiempo, incluso antes de ser seres humanos como tales, venimos aprendiendo de los errores de quien tenemos al lado. Por ejemplo, los monos no comen las bayas hasta que uno de ellos se atreve a hacerlo.

Así, si el que las prueba primero, porque es el que más hambre tiene, sobrevive, saben que esas bayas no son venenosas. Si sí se muere, saben que hay que ir a por otro fruto que sepan que no es venenoso.

Esto es algo que el ser humano también tiene enraizado en lo más profundo del cerebro, por lo que, si se aprovecha adecuadamente, se pueden conseguir grandes resultados.

Social Proof

Para utilizar el Social Proof, existen diferentes opciones. Una de ellas, y, quizá, la más eficaz, es colocar testimonios de personas que hayan probado el producto. Y, mientras más humanas sean, mejores resultados dan.

En este sentido, si utilizas solo una frase positiva en relación a tu producto y un nombre, apenas tiene efecto. Sin embargo, si añades una foto o un vídeo, tiene un poder espectacular.

Existen muchas otras fórmulas para incluir el Social Proof, y muchas landing pages no utilizan ninguna de ellas… Lo cual es un error tremendo. Si lo haces, notarás un efecto muy positivo en la tasa de conversión a ventas.

No mostrar un vídeo del producto

Este es un error de lo más frecuente, y lo normal es que tenga que ver con la necesidad de crear las landing pages rápidamente, para tratar de abarcar la mayor cantidad de productos posibles y, así, aumentar la tasa de conversión de la mayor cantidad de productos posible.

Sin embargo, como puedes imaginar, no es lo más recomendable. Lo mejor es hacer el trabajo bien, y colocar un vídeo donde se vea el producto, se interpele al lector, se le presenten los problemas que tiene y las soluciones que el producto da.

Video cortesía de: lafiestadeolivia.com

Un video de este tipo aumenta muy sustancialmente las conversiones, y, aunque encarece un poco la landing page y hace más costoso el proceso de producción, lo cierto es que es muy recomendable su uso.

En el largo plazo, genera mayores beneficios, porque, aunque no tengas tantas landing pages creadas al mismo tiempo, lo que hace que no vendas todos tus productos en la misma proporción, sí que hay algunos que destacan en ventas por encima de los demás, precisamente, gracias a tener buenas landing pages.

Lo único que tienes que hacer es asegurarte de que esos primeros productos que pones a la venta a través de landing pages sean los que mayores márgenes de beneficios te dejan, de tal forma que puedas obtener buenas ganancias para crear nuevas landing pages.

Este proceso es mucho más eficaz que el proceso de crear landing pages para muchos productos, pero sin que estén hechas con la debida calidad.

Ser excesivamente comercial

El último error frecuente a la hora de crear landing pages es mucho más simple, y consiste en crear páginas demasiado comerciales, que pueden verse en páginas “especializadas” en la venta de infoproductos.

No es que estas landing pages no permitan conseguir ventas, que lo permiten, sino que no permiten llegar a una tasa de conversión tan alta como se podría conseguir a través de una presentación un poco más sencilla y menos comercial.

Al fin y al cabo, la gente ya lleva mucho tiempo utilizando internet, y sabe cuándo un producto se está vendiendo de una forma excesivamente comercial, tratando de “manipular” al lector.

Y, como seguramente te haya pasado a ti en alguna ocasión, cuando alguien está intentando manipularte más de la cuenta para que compres un producto, tú tiendes a cerrarte de manera firme, incluso aunque el producto te interese.

Por lo tanto, es mejor no caer en esa trampa, y tratar de quitar todos los tintes excesivamente comerciales que tenga la landing page, dejándola más limpia y centrándose en lo imprescindible para seducir al lector.

Como puedes ver, las landing pages son un elemento imprescindible en el mundo del eCommerce, y conviene conocer los errores en los que suelen caer quienes las gestionan, porque aprender de los errores del otro es la mejor forma de no caer en ellos.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Crees que los errores mencionados no son tales? ¿Crees que falta alguno? ¿Quizá te queda alguna duda? ¡Cuéntalo en los comentarios y se te responderá tan pronto como sea posible!

Acerca del autor:
Antonio Godoy

 

Antonio Godoy navega en el marketing online y el emprendimiento digital para www.antoniogb.es , y es amante de los perros, la lectura y la discusión creativa.

 

Temas:

1 comentarios

  • Humberto De Felice
    Humberto De Felice
    November 22 2016, 02:44PM

    Comparto plenamente lo expuesto precedentemente.

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify