Qué preguntas hacer a tus clientes antes de diseñar su tienda online

Qué preguntas hacer a tus clientes antes de diseñar su tienda online

Feature

Existe un impulso creativo cada que inicias un nuevo proyecto. Tienes que salirte un poco de las situaciones cotidianas y hacer frente a nuevos problemas, con diseños únicos, y así producir un trabajo original del cual puedas estar orgulloso. Este cambio puede funcionar como impulso para tu equipo y ayudarte a mejorar tus conocimientos de diseñador o desarrollador.

A pesar de estos beneficios, cada nuevo proyecto probablemente te genere preguntas, sobre todo si no estás preparado. Necesitas tener las herramientas e información correcta para entregar soluciones apropiadas a tus clientes; obtener la información es tu responsabilidad, tu prioridad principal cuando se trata de trabajar con un nuevo cliente.

La primera interacción con un cliente nuevo es tu oportunidad para conocer lo que quiere, lo que espera obtener de ti y por eso es importante aprovechar esta reunión para preguntar cada duda que tengas respecto al proyecto, que te ayuden a impulsar el cumplimiento de los objetivos. Resolver estas dudas te ayudará a escribir un proyecto, redactar informes de diseño, determinar cómo será tu flujo de trabajo y sobre todo, entregar un producto final que supere las expectativas de tu cliente.

Para ayudarte a comenzar correctamente, te compartimos cinco preguntas interesantes para conocer a tu cliente, cuando estés en una reunión platicando sobre un nuevo proyecto.

¿Por qué estás llevando a cabo este proyecto?

Como diseñador o desarrollador web, la mayoría de tus clientes van a llegar a ti buscando una solución a sus problemas. Una de las frases más comunes que escucharás será “necesitamos que nos ayudes a crear una nueva landing page para promover el lanzamiento de nuestro producto”. Detente y sé honesto por un segundo: los clientes no siempre saben qué conviene a sus negocios. Es tu responsabilidad como experto y consultor ayudarles estratégicamente a descubrir cuál es la solución más apropiada para sus necesidades. Es muy fácil quedarte callado y aceptar lo que te proponen, pero no será profesional de tu parte.

Comienza por analizar su propuesta y prueba identificando el problema de diseño o del negocio que están tratando de resolver. Prueba trabajando con los problemas existentes de tus clientes y determina las oportunidades de mejora que tienen. Esto quizá te ayude a tener soluciones alternativas que puedas utilizar en tu trabajo, como parte de tu estrategia.

Al comenzar un proyecto, entiende a profundidad las motivaciones de tus clientes, para que puedas estar en una posición más realista de los servicios que necesita. Esto evitará que vayas por la vida diseñando algo que “luzca bien” pero que en cuanto a funciones deje mucho que desear.

¿Qué tipo de persona utilizará tu sitio?

En temas de diseño web, todo es subjetivo. Algunos usuarios van a amar tu página mientras que otros van a odiarla. Esto es debido a que todo en esta industria depende del gusto del espectador, y por lo tanto se convierte en un tema crítico desarrollar una estrategia para tu público objetivo.

Averigua el perfil del cliente ideal de dicho sitio, y hazlo antes de comenzar a invertir tiempo en el proyecto. Esto te ayudará a tomar decisiones de diseño respaldadas, que a futuro te ayuden a construir una experiencia para el usuario cómoda, familiar y fluida.

Las respuestas de tus clientes también pueden ayudarte al momento de crear el copy de tu página. Te van a permitir identificar el tono ideal de conversación, así como el lenguaje que tienes que utilizar para posicionar la marca de manera autentica.

A continuación algunos detalles que requieres de tus clientes:

  • Datos demográficos de su público (edad, genero, nivel educativo, ingresos)
  • Datos psicográficos (hábitos de consumo en medios, estilo de vida)
  • Hábitos de compra
  • Métricas actuales de su sitio (si se trata de un rediseño) como bounce rate, flujo de navegación, tasa de conversiones, etc.

Al recabar esta información, considera también que vas a generar una diferencia entre cual es el cliente ideal de tu cliente y cuáles son sus clientes actuales. Es importante mantener en la mira al segmento de audiencia ideal, para que realices un diseño que los impacte favorablemente.

 ¿Cómo luce el éxito para ti?

La definición de éxito varía para cada persona, por lo que es necesario que conozcas a qué se refiere el cliente cuando quiere tener una página exitosa. Esto te ayudará a tener métricas importantes con las que trabajar en tu proyecto, y así crear expectativas personales, para tu equipo, para tu proceso y en general para el resultado final. De esta manera, tanto tu como tu cliente va a estar en la misma página sobre el proyecto, conociendo sus limitantes y como evitar fricciones que a futuro perjudiquen su desempeño.

Es común pensar que el éxito en términos de métricas es el único existente, pero esto no siempre es verdad. Tener éxito puede relacionarse con medir resultados cuantificables, como incremento en ventas o visitas, así como variables mucho más abstractas, como el feedback del proyecto. Casi siempre, vas a terminar con una combinación de ambos. Lo ideal es que al menos tengas una métrica relacionada directamente con tu problema.

Sin importar cuál sea tu definición de éxito, tener una respuesta a esta pregunta te ayudará a crear un producto final que impresione, supere las expectativas del cliente y sirva para las necesidades de su negocio.

¿Cómo podemos evitar el fracaso?

Es importante estar consciente que así como se puede llegar a tener un proyecto exitoso, también puede ser un fracaso. Hacer esta pregunta te genera la oportunidad de determinar errores potenciales antes de que sucedan o se determinen en papel.

Cuando platiques con tu cliente, trata de hacer una lista de posibles errores de diseño o estilo que no quiere ver en el producto final. Este ejercicio es efectivo para que conozcas verdaderamente tus límites. Puedes complementarlo al solicitarle cuáles son los sitios competidores que no le agradan e identificar razones específicas. Quizá prefieran un diseño plano o quizá odien por completo las fotografías en Stock. Sea cual sea la razón, esto te ayuda a crear una guía de trabajo mucho más realista, evitando revisiones innecesarias.

No te espantes si la conversación al inicio es un poco difícil, especialmente cuando tienes un cliente al que le encanta opinar. Si te preocupas, solo recuerda que es un ejercicio de aprendizaje en donde podrás adquirir conocimientos sobre tu cliente, sobre lo que espera y así podrás identificar lo que entonces no quiere visualizar en tu trabajo final.

¿Cuál es el alcance de este proyecto?

Esto debe ser bastante obvio, pero aun así es importante recalcar.

El alcance de tu proyecto es parte integral de cualquier proyecto, por lo que definirlo desde un inicio es necesario. Puedes hacerlo en la reunión inicial con tu cliente, para desde ese momento determinar si va de acuerdo a lo que tu equipo trabaja.

Un aspecto importante que va a impactar la decisión de tomar o no un proyecto es tu timeline. No solo le preguntes a tu cliente qué espera de tu producto final, también averigua fechas clave para tus objetivos. Si aceptas un proyecto, estas fechas serán un instrumento para crear un calendario que mantenga el trabajo de todo tu equipo a tiempo. Por otra parte, quizá puedas comparar el timeline de tu cliente con tu flujo de trabajo actual, para así decidir si tienes o no la capacidad de lograrlo.

Trata de utilizar una conversación que te permita identificar de manera individual una planeación para el proyecto. Esto debe incluir tus puntos clave de contacto, las tareas con las que tendrás que lidiar diariamente, cómo funcionará el proceso de aprobación por parte del cliente y si existen personas que puedan proporcionar información valiosa en cierta parte del proyecto. Tener una lista de jugadores clave te ayudara a recibir la retroalimentación necesaria para que tu proyecto fluya adecuadamente.

Finalmente, necesitas hablar con el cliente sobre su presupuesto. Existe un poco de debate sobre este tema, sobre todo si debes o no preguntarle cual es el tope de su presupuesto o al menos estimar cuál será el costo de tu trabajo. No tengas miedo de dar este paso, ya que el tema de presupuesto es una responsabilidad de tu parte y de tu cliente.

Sin importar qué dirección elijas, necesitas entender lo que tu cliente espera gastar en tus servicios, y con esto decidir si vale o no la pena aceptar el proyecto. Te recomendamos conocer a tu cliente y hacer de estas reuniones de trabajo una herramienta para superar sus expectativas.

¿Cómo comienzas tus proyectos? ¿Tienes algún cuestionario para clientes que quieras compartir?

Acerca del autor

simon_autor

Simon es fan del café, estratega digital y partner de Shopify, encargado específicamente de crear estrategias de contenido. 

Temas:

Deja comentario ...

Empieza tu periodo de prueba de 14 días gratis con Shopify