Cartera de Frontier

Océano

Maximizar el sumidero de carbono más grande del mundo y reducir la acidificación de los océanos

Eliminación permanente del carbono

3 % del gasto del fondo

El océano es el sumidero de carbono más grande del mundo y absorbe el 25% del CO₂ que emiten los seres humanos y más del 90% del calor generado por el cambio climático.Nota a pie de página 1

El problema es que mucho de este carbono se almacena cerca de la superficie del agua, lo que aumenta la temperatura del agua, altera el equilibrio del pH y hace que el océano se vuelva más ácido.

La acidificación de los océanos causa estragos de muchas formas. Ralentiza las corrientes que agitan el agua fría y profunda hacia la superficie; debilita las conchas de los crustáceos; y mata muchas especies de plantas y animales. Las imágenes de satélite del Atlántico muestran una disminución del 4% al 8% en la actividad biológica cada año.Nota a pie de página 2

Para combatir esto, necesitamos maximizar nuestro "carbono azul", todo el carbono capturado por los ecosistemas oceánicos y costeros. Los pastos marinos, los manglares y las marismas a lo largo de la costa absorben una gran cantidad de carbono más rápido que los árboles, por lo que preservar estos ecosistemas es un ejemplo de una valiosa solución natural. También podemos acelerar los procesos naturales que aumentan la cantidad de carbono almacenado en las profundidades del océano y reducir la acidificación del océano.

Los proyectos basados en el océano son valiosos porque abordan múltiples problemas: nuestro problema de carbono, la salud de los océanos y la biodiversidad.

El océano es el sumidero de carbono más grande del mundo

Aspectos destacados de la empresa

Planetary Hydrogen

El hidrógeno es el elemento más abundante en nuestro universo, lo cual es una buena noticia porque tiene un gran potencial como combustible verde. Ofrece de dos a tres veces más energía que otros combustibles comunes y solo emite vapor de agua cuando se convierte en energía. El problema es que ahora mismo, el 96% del hidrógeno del mundo se produce utilizando combustibles fósiles y crear hidrógeno limpio es realmente costoso.

Conoce Planetary Hydrogen y su tecnología patentada. Gracias a su energía renovable producen hidrógeno a través de la electrólisis del agua convencional, es decir, utilizan electricidad para dividir el agua en hidrógeno y oxígeno.

La innovación clave de Planetary Hydrogen es agregar una sal mineral al proceso de electrólisis, que crea un subproducto llamado hidróxido mineral. Este se une espontáneamente con el dióxido de carbono y forma un bicarbonato, similar al bicarbonato de sodio. Cuando ese bicarbonato se agrega al océano, actúa como un antiácido y ayuda a contrarrestar la acidificación del océano. Todo el proceso consume y almacena hasta 40 kilogramos de CO₂ por kilogramo de hidrógeno producido.

Su visión es combinar este hidrógeno verde con biocombustibles para crear combustibles neutros en carbono que funcionen en los vehículos existentes. Con el lanzamiento de una planta piloto en Halifax el próximo año, pondrán a prueba el aspecto económico de su tecnología. La compra de Shopify de los créditos de carbono capturados de su proyecto piloto financiará más investigaciones y los ayudará a lograr su primera planta completamente funcional.

“Ponemos CO₂ en el sumidero de carbono más grande del mundo. Lo almacenamos en la química del océano, que un proceso natural y normal que la tierra hace todo el tiempo, y simplemente lo aceleramos".

—Mike Kelland, director ejecutivo de Planetary Hydrogen

Aspectos destacados de la empresa

Running Tide

Marty Odlin creció en barcos de alta mar cerca de Portland, Maine. Vio de primera mano el impacto del cambio climático en la industria pesquera, así que creó Running Tide para ayudar a la acuicultura marina.

Running Tide cultiva ostras, un súper alimento libre carbono que lo almacena de forma natural dentro de su valva o concha. Pero las ostras son solo el comienzo.

El gran plan de Marty es usar el océano como palanca para resolver la crisis climática y cree que una de las herramientas más poderosas para hacerlo es con un tipo de alga marina llamada kelp. Running Tide cultiva algas kelp específicamente para secuestrar carbono y hundirlo en las profundidades del océano.

El kelp es un potente sistema de almacenamiento de CO₂ que tiene la capacidad de crecer mucho más rápido que los árboles. Los bosques de algas kelp pueden almacenar hasta 20 veces más carbono por hectárea que los bosques terrestres.Nota a pie de página 3

Running Tide planea fijar algas marinas kelp a una boya biodegradable con un temporizador. Después de seis a nueve meses, el temporizador hace estallar la boya, inundándola de agua y hundiéndola en las profundidades del océano. Marty calcula que las algas hundidas a 1.000 metros de profundidad almacenarán CO₂ durante al menos 1.000 años.

Su ambicioso plan consiste en expandir este proyecto rápidamente para cultivar la mayor cantidad de algas kelp y almacenar la mayor cantidad de CO₂ posible. El objetivo es mil millones de toneladas de CO₂ para 2025. Marty está probando su tecnología con un proyecto piloto a finales de este año, con planes de verificación a mediados de 2021. La compra de Shopify permite a Running Tide recuperar y monitorear los datos de investigación del océano para evaluar el éxito de este enfoque innovador. También financiaremos implementaciones futuras cuando sea el momento adecuado para expandir la operación.

“Todo cuenta para tratar de reducir el carbono, pero algunas personas tienen que intentar matar al monstruo. Todo el mundo debería intentar reducirlo, pero deberíamos elegir entre 15 y 20 tecnologías que puedan poner fin al problema por completo. Eso es lo que estamos tratando de crear".

—Marty Odlin, fundador de Running Tide